viernes, 2 de febrero de 2018

Tiempo de amor

Sólo cuando me amas
se me cae esta máscara pulida
y mi sonrisa es mía
y la luna la luna
y estos mismos árboles
de ahora
este cielo
esta luz
presencias que se abren
hasta el vértigo
y acaban de nacer
y son eternos
y tus ojos también
nacen con ellos
tu mirada
tus labios que al nombrarme
me descubren.
Sólo cuando te amo
sé que no acabo en mí
que es tránsito la vida
y que la muerte es tránsito
y el tiempo un carbúnculo encendido
sin ayeres gastados
sin futuro.

viernes, 26 de enero de 2018

Hay un día feliz

A recorrer me dediqué esta tarde
Las solitarias calles de mi aldea
Acompañado por el buen crepúsculo
Que es el único amigo que me queda.
Todo está como entonces, el otoño
Y su difusa lámpara de niebla,
Sólo que el tiempo lo ha invadido todo
Con su pálido manto de tristeza.
Nunca pensé, creédmelo, un instante
Volver a ver esta querida tierra,
Pero ahora que he vuelto no comprendo
Cómo pude alejarme de su puerta.
Nada ha cambiado, ni sus casas blancas
Ni sus viejos portones de madera.
Todo está en su lugar; las golondrinas
En la torre más alta de la iglesia;
El caracol en el jardín, y el musgo
En las húmedas manos de las piedras.
No se puede dudar, éste es el reino
Del cielo azul y de las hojas secas
En donde todo y cada cosa tiene
Su singular y plácida leyenda:
Hasta en la propia sombra reconozco
La mirada celeste de mi abuela.
Estos fueron los hechos memorables
Que presenció mi juventud primera,
El correo en la esquina de la plaza
Y la humedad en las murallas viejas.
¡Buena cosa, Dios mío!; nunca sabe
Uno apreciar la dicha verdadera,
Cuando la imaginamos más lejana
Es justamente cuando está más cerca.
Ay de mí, ¡ay de mí!, algo me dice
Que la vida no es más que una quimera;
Una ilusión, un sueño sin orillas,
Una pequeña nube pasajera.
Vamos por partes, no sé bien qué digo,
La emoción se me sube a la cabeza.
Como ya era la hora del silencio
Cuando emprendí mi singular empresa,
Una tras otra, en oleaje mudo,
Al establo volvían las ovejas.
Las saludé personalmente a todas
Y cuando estuve frente a la arboleda
Que alimenta el oído del viajero
Con su inefable música secreta
Recordé el mar y enumeré las hojas
En homenaje a mis hermanas muertas.
Perfectamente bien. Seguí mi viaje
Como quien de la vida nada espera.
Pasé frente a la rueda del molino,
Me detuve delante de una tienda:
El olor del café siempre es el mismo,
Siempre la misma luna en mi cabeza;
Entre el río de entonces y el de ahora
No distingo ninguna diferencia.
Lo reconozco bien, éste es el árbol
Que mi padre plantó frente a la puerta
(Ilustre padre que en sus buenos tiempos
Fuera mejor que una ventana abierta).
Yo me atrevo a afirmar que su conducta
Era un trasunto fiel de la Edad Media
Cuando el perro dormía dulcemente
Bajo el ángulo recto de una estrella.
A estas alturas siento que me envuelve
El delicado olor de las violetas
Que mi amorosa madre cultivaba
Para curar la tos y la tristeza.
Cuánto tiempo ha pasado desde entonces
No podría decirlo con certeza;
Todo está igual, seguramente,
El vino y el ruiseñor encima de la mesa,
Mis hermanos menores a esta hora
Deben venir de vuelta de la escuela:
¡Sólo que el tiempo lo ha borrado todo
Como una blanca tempestad de arena!

Nicanor Parra

viernes, 19 de enero de 2018

Romance

El Éxodo del Pueblo Oriental (detalle) / Guillermo C. Rodríguez.
María Segovia, sola,
vas haciendo tu camino,
una jornada tras otra,
sin carreta, sin marido;
sola de día y de noche
sin hombre muerto ni vivo.
Tú sola, María Segovia,
sola tú, con tu apellido.
Por cuchillas y por montes
sin esclavos y sin hijos.
Bien neta, toda futuro,
solita tú, con tu hatillo.
María Segovia a secas
caminando hacia el exilio.
Sin padres y sin hermanos,
sola tú, con tu destino
¿Dónde estás, María Segovia?
¿Dónde fueron tus huesitos?
¿Cómo poderte decir
que todos somos tus hijos,
que prendidos a tu pecho
íbamos recién nacidos?
¿Cómo poderte decir
que la Patria iba contigo?

viernes, 12 de enero de 2018

Marinero soy de amor

Don Quixote in a starry night / Michelle Zell-Wiesmann

Marinero soy de amor
y en su piélago profundo
navego sin esperanza
de llegar a puerto alguno.
 
Siguiendo voy a una estrella
que desde lejos descubro,
más bella y resplandeciente
que cuantas vio Palinuro.

Yo no sé adónde me guía
y, así, navego confuso,
el alma a mirarla atenta,
cuidadosa y con descuido.
    
Recatos impertinentes,
honestidad contra el uso,
son nubes que me la encubren
cuando más verla procuro.

¡Oh clara y luciente estrella
en cuya lumbre me apuro!
Al punto que te me encubras,
será de mi muerte el punto.



viernes, 5 de enero de 2018

Epigramas

Atardecer en Solentiname / Orlando Valenzuela

Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña.
Los he escrito sencillos para que tú los entiendas.
Son para ti solamente, pero si a ti no te interesan,
un día se divulgarán tal vez por toda Hispanoamérica…
Y si el amor que los dictó, tú también lo desprecias,
otras soñarán con este amor que no fue para ellas.
Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas,
(escritos para conquistarte a ti) despiertan
en otras parejas enamoradas que los lean
los besos que en ti no despertó el poeta...

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que más te amaba.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo...

Todavía recuerdo aquella calle de faroles amarillos
con aquella luna entre los alambres eléctricos,
y aquella estrella en la esquina, una radio lejana,
la torre de La Merced que daba aquellas once:
y la luz de oro de tu puerta abierta, en esa calle.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Horarios de verano


 Durante los meses de enero y febrero, Biblioteca atenderá al público de lunes a viernes de 8 a 15 hs.



Informamos que tienes a tu disposición la colección recreativa, para disfrutar en estas vacaciones!!






viernes, 22 de diciembre de 2017

Navidad




Con finos rayos de luna
y con trocitos de estrellas
voy a hacer una guirnalda
a mi árbol en noche buena.

Con gotitas de rocío
y niebla de las veredas
un manto para cubrir
el techo de la glorieta.

Una fiesta de esperanzas
en noche de noche buena 
que espere la navidad
con su nube de quimeras.

Deja que vuelen los sueños,
que el alma se entregue plena
en un abrazo de paz
se confundan las fronteras.

Virgen de la Caridad
Madre de Jesús, y nuestra
que traigan los Reyes Magos
prosperidad a la tierra.

Abundancia y libertad
sea el pan en  cada mesa
tus ojos nos iluminen
en el año que comienza.

Una fiesta todo amor
en noche de noche buena
todos son mis invitados
están las puertas abiertas.


Hugo Emilio Ocanto